Tag Archives: Asociaciones

ByVillanueva Riu Asesores

¿Tienen las asociaciones y fundaciones obligaciones fiscales?

Muy a menudo surgen dudas sobre si las asociaciones y fundaciones tienen algún tipo de obligación fiscal. En torno a este tema siempre ha habido mucha confusión ya que las asociaciones pueden desarrollar actividades muy diversas (prácticamente cualquier actividad), por tanto se hace complicado poder dar una respuesta clara y concisa a esta pregunta.

Pese a esto, en este artículo que escribo, quiero al menos indicar cada una de las obligaciones fiscales que las asociaciones y fundaciones tienen en España, porque sí, también las tienen.

OBLIGACIONES CENSALES O DE CARÁCTER DECLARATIVO:

OBLIGACIÓN DE TENER UN CIF:

El CIF es la forma de poder identificar a las asociaciones o fundaciones, al igual que el D.N.I. lo es para una persona. El CIF consiste en una tarjeta donde se incluyen (entre otras cosas) un número de identificación de 9 dígitos, precedidos por una letra, que en el caso de las asociaciones y fundaciones es la G. Es obligatorio solicitarlo en la Hacienda Pública, y acompañará a la asociación durante toda la vida de la misma, ya que es imprescindible para realizar actividades mercantiles (desde abrir una cuenta bancaria, recibir una factura o acceder a subvenciones).

Si en algún momento de la vida de la asociación, cambia algún dato de los indicados en la tarjeta, será necesario rellenar en la Hacienda Pública el modelo 036 (un impreso de Declaración Censal) con las modificaciones sufridas, para que Hacienda pueda enviar un tarjeta nueva con los cambios realizados.

OBLIGACIÓN DE TENER UN ALTA DE ACTIVIDAD ECONÓMICA:

Las asociaciones también pueden realizar actividades económicas, desde fabricar sus propios productos como distribuirlos, empleando recursos humanos y/o materiales para ello. En el momento en que una asociación contrate personal o realice cualquier servicio por el que ofrezca un precio, ya se considera actividad económica.

Es más, solo se considera que una asociación no está realizando una actividad económica cuando dicha asociación solo se dedique a conceder becas, ayudas o a repartir fondos. Por ello, con el fin de que una asociación pueda desarrollar este tipo de actividades, es necesario tramitar, con carácter previo, el alta en el IAE. Esta acción no conlleva ningún pago a Hacienda.

OBLIGACIÓN DE DECLARAR LAS DONACIONES RECIBIDAS:

Las entidades perceptoras de donativos, donaciones o ciertas aportaciones están obligadas a presentar el modelo 182 cuando hayan expedido certificaciones acreditativas de estos donativos, donaciones o aportaciones. También deben hacerlo los partidos políticos que perciban donaciones a las que resulten de aplicación las deducciones previstas en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de las Entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al Mecenazgo, según dispone el artículo 12.Dos de la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos, así como los titulares de patrimonios protegidos regulados por la Ley 41/2003, de 18 de noviembre, de protección patrimonial de las personas con discapacidad y de modificación del Código Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la normativa tributaria, y, en caso de incapacidad de aquellos, los administradores de dichos patrimonios.

OBLIGACIÓN DE DECLARAR OPERACIONES CON TERCEROS:

También se debe declarar a la Hacienda Pública las operaciones económicas que una asociación realice con un proveedor, cliente o distribuidor por valor de más de 3.005,06 euros al año. En este caso se trata de una declaración informativa que no exige tampoco ningún pago a Hacienda.

OBLIGACIONES DE CARÁCTER CONTRIBUTIVO:

Además del resto de impuestos, cuyas administraciones se encargarán de pasar a la asociación (Impuesto de matriculación, IBI etc…), hay otras obligaciones en las que la asociación debe ser proactiva y debe calcular los importes de las mismas así como realizar las declaraciones que correspondan con el fin de pagar la liquidación atribuida.

Estas obligaciones son:

Impuesto sobre las actividades económicas IAE:
Buenas noticias, las asociaciones están exentas de este impuesto durante los dos primeros años de actividad y posiblemente con posterioridad también, siempre y cuando la cifra de negocios anual no supere el millón de euros. Es la asociación en sí quien debe notificar esta exención al tramitar el modelo 036 del que he hablado anteriormente.

Impuesto de Sociedades IS:

Todas las asociaciones y fundaciones son sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades, pero no todas están obligadas a presentar la declaración.

Están exentas de su presentación las que cumplan los siguientes requisitos:

  • Que sus ingresos totales no superen 75.000 euros.
  • Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas sometidas a retención no superen 2.000 euros anuales.
  • Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.

Si la declaración de este impuesto resulta con importe positivo, además de abonar la cuota correspondiente, las asociaciones deben realizar pagos fraccionados de este impuesto a cuenta (en los meses de abril, octubre y diciembre).

Impuesto sobre el valor añadido IVA:
La principal diferencia con las sociedades mercantiles es que las asociaciones sí tienen la obligación de pagar el impuesto añadido a las compras realizadas, es decir el IVA. Si las operaciones que realicen no están exentas, tienen obligación de repercutir el IVA correspondiente e ingresarlo en Hacienda, pudiendo desgravar de esta cantidad el IVA soportado.

En cualquier caso el IVA es un impuesto en sí muy complejo, y la posibilidad de que las asociaciones tengan derecho a exenciones lo complica aún más, por tanto recomiendo dedicar tiempo a entender esta obligación y buscar ayuda profesional en caso de necesitarlo. Si lo necesitas, puedes enviarme un email a info[@]villanuevariuasesor.es para que pueda ayudarte.

Impuesto sobre la renta de las personas físicas IRPF:
Aunque este impuesto grava la renta de las personas físicas, es muy posible que las asociaciones resulten obligadas a practicar retenciones por este impuesto a personas físicas que realicen trabajos remunerados para la asociación. Por ejemplo: empleados contratados, autónomos etc…

¿QUÉ OCURRE EN CASO DE NO CUMPLIR CON ESTAS OBLIGACIONES?

No cumplir con alguna de las obligaciones anteriores puede resultar en un problema para la asociación y/o sus miembros:
● La Administración Pública puede sancionar a la asociación por incumplimiento.
● La asociación no podrá obtener y disfrutar de subvenciones.
● En función del grado de incumplimiento, es posible que los miembros de los órganos de gobierno y representación, puedan verse obligados a responder civil y administrativamente.
● Si la asociación además está cometiendo alguna infracción tributaria, podría recibir una sanción de hasta 20.000 euros.